Dos opciones de Ecuador para hacer acuerdo con FMI

QUITO, Pichincha

La eliminación de los subsidios a la gasolina extra y ecopaís, y el crédito de 900 millones obtenido de China, aunque significan un importante alivio para las arcas fiscales, no darán sostenibilidad a mediano y largo plazo. Por esto, varios analistas consideran que un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) deberá concretarse en 2019.

Según el Observatorio de la Política Fiscal, solo para cubrir lo de 2018, el Gobierno requiere entre 2.300 a 2.600 millones. Además, Mauricio Pozo, exministro de Finanzas, advirtió que cada mes, la caja fiscal se queda corta en un monto entre los 700 y 900 millones.

Existen dos tipos de acuerdos que podrían discutirse: el ‘Stand-by’ y una Facilidad de Financiamiento Extendida, que puede ser normal o excepcional.

El ‘Stand-by’ es una facilidad que se aplica ante un problema temporal de la balanza de pagos y por una duración de corto o mediano plazo, de entre 12 meses y tres años. A su vez, la Facilidad de Financiamiento Extendida (EFF) es una opción técnica que corresponde a la situación de Ecuador que enfrenta un problema estructural de la balanza de pagos por varios años.

Por esto, el Ejecutivo estaría interesado en esa segunda opción, y ya la habrían discutido con los técnicos que visitaron el país en julio pasado y con representantes del FMI, durante la última visita a Washington.

El monto de crédito bajo un EFF se calcula como el 435% de la cuota del país, lo que significaría unos 4.190 millones de dólares por año. Sin embargo, también se toman en cuenta consideraciones como las necesidades de financiamiento promedio para el sector fiscal y para la balanza de pagos. Por esto, la meta final sería conseguir desembolsos de entre 5.000 y 6.000 millones anuales. (I)

Tomado diario La Hora

Autor entrada: joseramirez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *