Resignarse o identificar, aceptar y desaprender.

Nidia Murillo de Estrella

La insensibilidad y predisposición al conflicto, acompañados de la necesidad de exposición mediática, han trascendido a niveles alarmantes en el Ecuador, logrando que valores como la discreción, la prudencia, la condolencia, el sentido común, y muchos otros, simplemente ya no sean considerados por la mayoría de quienes, con un teléfono inteligente en mano, tienen la «suerte» de presenciar accidentes de tránsito, manifestaciones de violencia o algún hecho bochornoso que genere las tan ansiadas visualizaciones en red.

¿Somos parte del fenómeno mediático? O identificarlo como perjudicial para nuestra sociedad, ¿nos permitiría que iniciemos un plan al rescate del Ecuador solidario y hospitalario que ya se extraña?

Si logramos controlar que la exploración de información diversa que realizamos a diario en internet, no trasciendan ni al morbo ni al desenfreno, habremos empezado a desaprender éste mal hábito de moda, que va ganando terreno diariamente y pone en riesgo a la nobleza como nuestra principal característica de identidad nacional. (O)

Entradas relacionadas

Deja tu comentario