La Educación Técnica, ¿es técnica?

Por Julio Criollo Maldonado

No pretendo hacer un estudio mesurado del Sistema Educativo Nacional, me voy a referir solamente a algunos aspectos de la Educación Técnica actual en el país.

Después de algunos cambios en los procesos educativos, en la parte estructural de los planes didácticos, en los últimos años las mallas que hoy se presentan no abarcan los mínimos requerimientos para que los bachilleres técnicos en sus diferentes áreas salgan con un porcentaje alto de conocimientos en las diferentes especialidades.

Podemos mencionar la reforma de la materia que se denomina FOL (Formación y Orientación Laboral), que enrumba al estudiante a seguir los procedimientos de la Seguridad Industrial. En algunos colegios técnicos ya no se las da.

La materia de mecanizado que trata sobre instrumentos de medición, (calibradores, micrómetros y palpadores), además procedimientos de aprendizaje de tornos, taladros, etc.; Dibujo técnico aplicado a la especialidad, pero solo de la dicta en ciertos colegios técnicos como una materia auxiliar y no como de especialización.

Algunos colegios emblemáticos como el Colegio Técnico “Simón Bolívar” sufren hoy los recortes presupuestarios, la no actualización de maquinarias de acuerdo al avance de las tecnologías digitales, recién se está implementando la materia de Mecatrónica, la que pronto se la dará como una especialización.

En algunos colegios técnicos nos enseñan, por ejemplo: los procesos de soldadura (MIG – MAG) (Metal, Inerte, Gas) (Metal, Activo, Gas), y se sigue trabajando con procesos manuales como el SMAW (Electrodos Consumibles).

Ni que decir de los tornos y fresadoras (CNC) Control Numérico Computarizado.

El Colegio Técnico “Peralta” al sur de Guayaquil, que llevan casi un lustro repotencializandolo y aún no está adecuado para que sus alumnos retornen a las aulas. Mientras tanto deambulan en escuelas y colegios prestados.

Ni que decir del SECAP, otrora fundadora de bachilleres y tecnólogos en las diferentes especialidades, hace más de 6 años se cerró el bachillerato para formación de jóvenes y hace 3 años la de las tecnologías, además, ya no se dictan cursos en las diferentes áreas técnicas.

Así camina la educación técnica en el país, las autoridades deben impulsar nuevas reformas en beneficio de los estudiantes, padres de familia e industrias.

Así ganaríamos todos por ejemplo al comprar materiales para diferentes trabajos de prácticas estudiantiles, la industria vende, los empresarios producen y ganan y, por consiguiente, se mueve la economía del país.

De esta manera se estaría impulsando el desarrollo de la educación técnica y seriamos más productivos como país, al generar ingresos, consumo de insumos, y plazas de trabajos. (O)

Entradas relacionadas

Deja tu comentario