Gracias, querido Jaime

Francesco Aycart Carrasco

No suelo llamarlo por su nombre, no porque no me considere su amigo, sino por la admiración y respeto que le tengo. Es usted un referente de mi actividad política y social, y ha sido un orgullo para mí poder colaborar con su administración desde el 10 de agosto del año 2000.

Tuve la oportunidad también de pertenecer a la administración de otro gran guayaquileño como lo fue su predecesor, LFC, desde enero de 1993 y tengo el gran desafío, si Dios me lo permite, de seguir en este grupo de transformadores, ahora con nuestra Alcaldesa, Cynthia Viteri.

Usted, abogado Nebot, me enseñó que nada es imposible, que es solo necesario tener la voluntad y la valentía de convertir en realidad un sueño por un futuro mejor, que lo grande debe ser nuestro objetivo común, así mismo, que lo perfecto es enemigo de lo bueno, pero que lo perfecto es lo que siempre querremos y anhelamos.

Usted ha cumplido con Guayaquil, considero, más allá de lo propuesto, mi ciudad es cada vez más linda y poco a poco nos seguiremos convirtiendo en ejemplo de desarrollo de muchas más ciudades de otros países.

Le deja una tarea dura a Cynthia, pero ella es Madera de Guerrero como lo es usted, y los desafíos que se vienen serán cristalizados con la misma intensidad y buena administración, como nos ha caracterizado cumplirlo desde el año 92 del siglo pasado.

Guayaquil seguirá siendo ejemplo de buen trabajo y desarrollo continuo. No dudo ni por un momento, que la impronta socialcristiana, que usted quiere expandir a todo por el país se impondrá en los tiempos por venir y los satisfactorios resultados serán visibles como la han sido en nuestra Perla del Pacífico.

Ecuador necesita de líderes como usted, es posible el cambio positivo, es posible la transformación integral de nuestro País, si Guayaquil pudo y rebasó las expectativas mundiales, Ecuador también podrá de la mano de Jaime Nebot, su nuevo desafío es ese, hacer por el País, lo que hizo por mi Ciudad, yo seré un peón más de ser necesario, para cumplir con esa gran meta, solo me queda por decirle,

GRACIAS, QUERIDO JAIME. (O)

Autor entrada: joseramirez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *