Los países con menos inflación de América Latina

LONDRES, Inglaterra

Mientras Venezuela está sumida en una de las peores hiperinflaciones de la historia reciente y Argentina sufre el golpe de una inflación anual de 54%, el resto de América Latina ha logrado evitar que los precios se disparen fuera de control.

No solo la inflación se ha mantenido baja en la región, sino que incluso algunos países bordean el 0%.

¿Quiere decir esto que mientras más baja es la inflación de un país, mejor está su economía?

No, dicen los expertos. Un mismo nivel de inflación puede ser positivo en un país y negativo en otro, haciendo que las comparaciones resulten confusas. Eso explica por qué no existe una inflación ideal que funcione como una medida estándar.

«A veces una inflación baja puede estar diciéndote que los motores del crecimiento se están apagando», explica Ramón Pineda, oficial de Asuntos Económicos de la División de Desarrollo Económico de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), en diálogo con BBC Mundo.

En ese sentido, si el consumo de los hogares y las inversiones de las empresas se debilitan, «una inflación muy baja puede ser una mala noticia porque refleja una desaceleración».

En América Latina, los países con la inflación más baja en agosto (en comparación al mismo período del año anterior) son El Salvador (-0,5%), Ecuador (0,3%) y Panamá (1,1%), tres economías cuya moneda oficial es el dólar.

«Como tienen economías dolarizadas, estos países no están expuestos a las volatilidades cambiarias y eso los beneficia», comenta Pineda. Sin embargo, deben enfrentar el desafío del crecimiento.

«Los bajos niveles de inflación de El Salvador y Ecuador muestran que la demanda sigue siendo débil».

Andrew Powell, asesor principal del Departamento de Investigación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), dice que en general, si la inflación es baja, pero positiva, no hay un gran problema.

«Lo grave es cuando hay una deflación persistente y en ese caso los países necesitan un ajuste», comenta en diálogo con BBC Mundo.

Con una población de apenas 6,4 millones, El Salvador enfrenta una compleja situación económica, con un lento crecimiento económico (2,5% en 2018), una baja recaudación fiscal y un alto endeudamiento (70,7% del Producto Interno Bruto (PIB).

Uno de sus grandes desafíos es modernizar el sector agrícola de la franja norte del país, donde se concentra el 75% de la pobreza extrema y generar más empleos, mientras que más del 20% de su PIB, depende de las remesas.

«Hemos tenido 25 años de baja inflación», le dice a BBC Mundo el economista y consultor César Villalona. (I) Tomado de ecuavisa.com

Entradas relacionadas

Deja tu comentario