Prevención del Cáncer de Cuello Uterino o de Cérvix



Ecuador-Guayaquil

Cada 26 de marzo se conmemora el Día Mundial de la Prevención del Cáncer de Cérvix por ello Solca Guayaquil ofrece a la ciudadanía información sobre la prevención de este padecimiento y explica cómo ocurre el mismo.

El cáncer se origina cuando las células comienzan a crecer en forma descontrolada, y pueden propagarse a otras partes del cuerpo. El cáncer de cuello uterino o cérvix se inicia en las células superficiales del cuello uterino, que es la parte inferior del útero o matriz, y que une el cuerpo del útero con la vagina. El cuello uterino está cubierto con dos tipos diferentes de células, esta área es llamada zona de transformación; que es donde la mayoría de los cánceres de cérvix se inician. Las células normales del cuello uterino, primero se transforman gradualmente, con cambios precancerosos antes que se conviertan en cáncer. Estos cambios se denominan lesiones intraepiteliales o displasia, que se pueden detectar mediante la prueba de Papanicolaou, y se pueden tratar para prevenir el desarrollo de cáncer.

El factor de riesgo más importante es la infección con el virus del papiloma humano (VPH o HPV), que es un grupo de más de 150 virus, algunos de los cuales causan un tipo de crecimiento llamado papilomas, o verrugas que puede infectar a las células de la superficie de la piel, y aquellas que revisten los genitales (femenino y masculino), ano, boca,  garganta, y se les denomina VPH de bajo riesgo; otros tipos de VPH se les llama de alto riesgo porque están fuertemente vinculados con cánceres, incluyendo cáncer de cuello uterino, vulva y vagina, cáncer de pene en hombres, y cáncer de ano, boca y garganta en hombres y en mujeres. Los tipos de alto riesgo incluyen VPH 16, VPH 18, VPH 31, VPH 33 y VPH 45, entre otros.

Síntomas

Inicialmente el cáncer de cérvix no presenta síntomas. Cuando invade más áreas puede presentar: Sangrado anormal, principalmente después de mantener relaciones sexuales.  Períodos menstruales prolongados y abundantes.  Mayor secreción vaginal y dolor pélvico.

Prevención

Una manera bien comprobada de prevenir el cáncer de cuello uterino o cérvix consiste en hacerse pruebas de detección para encontrar lesiones precancerosas antes de que se tornen en cánceres invasivos. La prueba de Papanicolaou y la prueba del virus de papiloma humano (VPH) se emplean con este objetivo. Si se encuentra un precáncer, se puede tratar y detener el cáncer de cuello uterino antes de que realmente comience. Otras formas de prevenir es el uso del preservativo, masculino o femenino y la aplicación de vacunas para la infección por VPH, que protegen de algunos tipos de virus.

El cáncer de cuello uterino o cérvix es uno de los cánceres que se puede tratar con más éxito. La mayoría de los casos se encuentra en mujeres que nunca se han sometido a una prueba de Papanicolaou o que no se han hecho dicha prueba como control.

Autor entrada: Carlos Aguilar Alcivar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *