Centenares votan en Wisconsin pese a pandemia



MADISON, Wisconsin

A pesar de las recomendaciones de salud del gobierno federal, miles de votantes en Wisconsin esperaron en largas filas durante horas el martes afuera de abarrotados centros de votación para participar en unas elecciones primarias que pusieron a prueba los límites de la política electoral en medio de una pandemia.

Miles más permanecieron en casa, indispuestos a arriesgar su salud aun cuando las autoridades republicanas siguieron adelante con las elecciones en medio de una orden de confinamiento. Sin embargo, muchos de los posibles electores que permanecieron en sus hogares se quejaron de que las papeletas que habían solicitado para votar por correo nunca llegaron.

Hannah Gleeson, de 34 años, embarazada e infectada con el coronavirus, seguía esperando el martes la boleta que solicitó la semana pasada para votar por correo.

Los centros de votación cerraron el martes en la noche, aunque un fallo judicial al parecer impediría que se difundieran los resultados antes del próximo lunes.

Explica el New York Times que “el exvicepresidente Joe Biden y el senador Bernie Sanders están en la boleta electoral en Wisconsin, pero el evento principal es la carrera en la Corte Suprema del Estado entre el juez conservador titular, Daniel Kelly, y un retador liberal, Jill Karofsky”.

Joe Biden espera que el estado ayude a propinar un golpe de nocaut a Bernie Sanders en la contienda por la nominación demócrata, pero el ganador podría ser menos significativo que la decisión de Wisconsin de autorizar la realización del proceso.

La capacidad de Wisconsin para efectuar unos comicios durante la propagación de una pandemia podría tener implicaciones importantes para las próximas primarias e incluso en las elecciones generales de noviembre.

El caos en un importante campo de batalla electoral con vistas a los comicios generales subraya hasta donde la pandemia del coronavirus ha trastocado la política en momentos en que los demócratas buscan un candidato que enfrente al presidente Donald Trump.

Los demócratas se quejaron de que el estado ponía en riesgo la salud de sus habitantes al no aplazar las elecciones. Los republicanos insistieron en la realización de los comicios de acuerdo con lo programado.

Después de varias horas de votación, había indicios de que la prueba en Wisconsin no estaba saliendo bien. Milwaukee, la ciudad más poblada del estado, sólo tenía en funcionamiento cinco de sus 180 centros de votación tradicionales en funcionamiento, debido a que cientos de empleados electorales declinaron debido a los riesgos de salud. (I)

Con información diario Las Américas

Autor entrada: David Jaramillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *