Loja se rinde ante el florecimiento de los guayacanes

LOJA, Loja

El bosque seco del sur del Ecuador ha vuelto a vestirse de amarillo luego de apenas 5 meses de su último florecimiento. Un espectacular evento natural ocurre mientras nos quedamos en casa.

La naturaleza no deja de sorprendernos y nos muestra que aunque todo se paralice en estos momentos de emergencia nacional, la naturaleza sigue floreciendo y nos envuelve con su magia.

El florecimiento de los guayacanes, por lo general, se da con las primeras lluvias de invierno, entre los meses de diciembre y enero, durante este tiempo es común observar el amarillo intenso en toda esta zona de bosque seco. Luego de 8 días las flores caen y forman una alfombra amarilla que cubre el suelo.

Así, iniciamos junio con la inesperada pero grata sorpresa del florecimiento de los guayacanes en la parroquia Mangahurco del cantón Zapotillo, provincia de Loja.

El guayacán es un árbol que crece hasta 1.000 metros sobre el nivel del mar y para que un árbol alcance los 15 metros es necesario esperar hasta 200 años. Es una especie maderable fina y amenazada, que los habitantes de Mangahurco, desde 1978 la protegen como un verdadero tesoro, evitando la tala de este bosque seco, que une a los cantones: Celica, Pindal, Puyango, Zapotillo y Macará en la región sur.

La zona de florecimiento tiene una extensión de 40.000 hectáreas y se encuentra dentro de la Reserva de Biosfera Bosque Seco y la Reserva Transfronteriza Bosques de Paz Ecuador – Perú.

La gastronomía tradicional es otro atractivo del cantón Zapotillo que presenta el exquisito seco de chivo también llamado “chivo al hueco”, por su peculiar cocción natural bajo tierra, el seco de gallina criolla acompañado de yuca, zapallo y ensalada; y, un delicioso refresco de tamarindo que es la fruta de la región. (I)

Autor entrada: David Jaramillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *