SOTE, 48 años transportando el crudo de los ecuatorianos

QUITO, Pichincha

Este 26 de junio, el Sistema de Oleoducto Transecuatoriano (SOTE), cumplió 48 años de transportar el crudo de los ecuatorianos. El SOTE ha transportado 5,26 billones de barriles de crudo desde la Amazonía ecuatoriana hasta el Terminal Balao, ubicado en la costa del Pacífico.

Al respecto, el gerente general de EP Petroecuador, Pablo Flores, manifestó que el SOTE se ha convertido en la arteria principal de la economía nacional, ya que a través de este sistema se transportan 360.000 barriles de crudo por día, las 24 horas de los 365 días del año, para el abastecimiento de petróleo a las refinerías del país y para su comercialización a nivel internacional, que genera importantes ingresos para el país.

La petrolera pública posee importantes infraestructuras a escala nacional, una de las más representativas es el SOTE, cuya historia inició el 26 de junio de 1972, cuando se inauguró el Oleoducto Transecuatoriano, con una capacidad de transporte inicial de 250.000 barriles por día, para un crudo de 30 °API.

El Sistema de Oleoducto Transecuatoriano, tiene un recorrido de 497,7 kilómetros y su construcción se convirtió en una verdadera obra de ingeniería, ya que atraviesa las tres regiones continentales del país, Costa, Sierra y Amazonía y cuenta con seis estaciones de bombeo y cuatro reductoras de presión entre Lago Agrio y Balao.

Entre la tecnología utilizada para el monitoreo constante del Oleoducto, destaca el Sistema SCADA (Supervisión, Control y Adquisición de Datos, SCADA por sus siglas en inglés) que reporta el funcionamiento del SOTE. Además, el Oleoducto Transecuatoriano cuenta con un sistema de gestión ambiental certificado con la Norma ISO 14001 en todas sus instalaciones operativas.

El SOTE, es el corazón del transporte del crudo, ya que permite la producción de los campos petroleros en la región oriental. Actualmente, se encarga de transportar el petróleo de 14 compañías privadas, entre ellas, dos empresas del vecino país de Colombia. (I)

Autor entrada: David Jaramillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *