8 lugares de peregrinación relacionados con el Padre Pío de Pietrelcina

ROMA, Italia

San Pío de Pietrelcina, cariñosamente conocido por los católicos como Padre Pío, es uno de los santos más influyentes del siglo XX.

Conocido por su piedad y caridad, también fue bendecido con muchos dones místicos ligados a apariciones divinas y luchas contra entidades demoníacas, que culminaron con la aparición de los estigmas en sus manos, pies y pecho.

Por más famoso que fuese, Padre Pío no salía mucho, pues las persistentes enfermedades y sus deberes clericales prácticamente le confinaban en San Giovanni Rotondo, Italia, en el monasterio de Santa Maria de las Gracias, donde pasó los últimos 50 años de su vida.

A pesar de ello, atendió a decenas de miles de fieles, pues los peregrinos llegaban para conocer de cerca su humilde piedad y los muchos sucesos milagrosos que rodeaban al santo.

Era especialmente popular como confesor, pues muchos decían que tenía un misterioso conocimiento de los corazones y de los pecados de aquellos a quienes ayudó a reconciliarse con Dios.

En las misas que celebraba, no era infrecuente que Padre Pío entrase en éxtasis ante el Santísimo Sacramento, una visión que inspiró a muchos fieles.

El santo también tenía una capacidad aparentemente sobrenatural de localizar fuentes de agua subterránea, y más de una vez hacía que los excavadores se movieran de un punto a otro, donde siempre encontraban agua.

El número de seguidores de Padre Pío en vida fue grande, pero la devoción a su persona aún aumentó más desde su canonización en 2002.

Hoy, muchos de los lugares importantes de la vida del gran santo están abiertos como lugares de peregrinación. Estos varían desde la casa de su infancia hasta su cripta, donde se exhibe su cuerpo incorrupto.

Son tres horas de tren de Roma hasta la estación de Foggia. Desde allí, una hora más de omnibus o auto hasta San Giovanni Rotondo.

Aquí te mostramos algunos de los lugares históricos de la vida de Padre Pío, que pueden constituir para ti una peregrinación espiritual inolvidable. (I)

Con información de https://es.aleteia.org/2020/06/30

Autor entrada: David Jaramillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *