México se juega hoy el aborto legal

CIUDAD DE MÉXICO, México

Hoy 29 de julio, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) discutirá un proyecto que plantea la despenalización del aborto en México. Una vez más, la vida del no nacido está en juego, pues en el caso de ser aprobado por tres de los cinco ministros con forman parte de la Primera Sala del máximo tribunal, quedará asentado que penalizar el aborto viola los derechos humanos de las mujeres.

El proyecto ha sido obra del ministro Juan Luis González Alcántara quien propuso a la Primera Sala confirmar el amparo otorgado por un juez federal de Xalapa (capital del Estado de Veracruz), que ordena al Congreso de Veracruz reformar tres artículos del Código Penal local, para eliminar la sanción por abortar que hasta el momento se le impone a las mujeres en esa entidad.

De ser aprobado el proyecto del ministro González Alcántara, las organizaciones civiles favorables al aborto legal en el país, como fue el caso promovido en Veracruz, podrán ejercer el derecho a ampararse y llevar a juicio los códigos penales de otros estados que contemplan algún tipo de pena impuesta a las mujeres por abortar.

La parte central del proyecto que discute hoy la SCJN se resumiría en la siguiente frase: “La prohibición total de la interrupción del embarazo -vía tipificación penal- es una barrera que genera discriminación en contra de las mujeres en relación con el acceso al derecho a la salud”.

Argumentos falaces

El director del Centro de Investigación Social Avanzada (CISAV), Rodrigo Guerra, ha escrito al respecto un artículo en El Heraldo de México en el que señala que los argumentos del ministro González Alcántara son falaces puesto que parece creer que el feto humano prevalece sobre los derechos de la mujer, ignorando que el feto y la mujer son sujetos de derecho y que ninguno de los dos puede ser discriminado.

“El ministro cree que en el delito del aborto el sujeto activo es sólo la mujer embarazada y no las personas que cooperan en su ejecución”, recalca Guerra en su artículo.

Y añade: “En el fondo, el ministro ignora una evidencia biológica que posee consecuencias jurídicas precisas: a partir de la fecundación se constituye un organismo de especie humana, no un órgano. Un todo y no una parte”.

El ser humano desde la fecundación posee genoma propio, sistema inmunológico propio, procesos metabólicos propios, direccionamiento teleonómico propio, independientes todos ellos de los que posee su madre. (I)

Con información de https://es.aleteia.org/2020/07/29/

Autor entrada: David Jaramillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *