Encontró a un bebé enterrado vivo. Se volvieron a ver 20 años después



Es mayo de 1998. Azita Milanian rechaza la invitación de su amiga a una clase de salsa. No sabe por qué, pero prefiere salir a correr con sus labradores por las montañas cercanas esta misma tarde-noche.

Además, ha estacionado su coche una calle antes de donde solía aparcar los últimos 8 años. Y se pone una camiseta con un eslogan que habla de ayudar a los huérfanos. Toda la cadena de eventos confirma su creencia de que no hay coincidencias en la vida.

Azita y el bebé enterrado vivo

Por muchos años había rezado para que Dios le dijera qué podía hacer por los niños abandonados, cuyo destino siempre la había tocado.

Estaba involucrada en obras de caridad y recaudación de fondos para orfanatos, pero aún sentía que podía hacer más. Hoy dice: “Ten cuidado por lo que oras, porque Dios realmente escucha tus oraciones”.

Esa noche, en las montañas, algo llamó la atención de sus perros. Confundidos, se detienen en los arbustos y no reaccionan a las llamadas de la mujer.

Azita los encierra en el coche y, aunque quiere irse a casa lo antes posible, se vuelve. Pequeños pies sobresalen del suelo. También se escucha un leve gemido.

El niño no tiene más de 3 horas de vida. Está envuelto en una toalla azul, colocado en un foso poco profundo y cubierto de tierra. El cordón umbilical sobresale de su vientre.

Azita inmediatamente se limpia la boca y la nariz del bebé y pide ayuda, pero la conexión se corta varias veces.

Entonces corre hacia la carretera y detiene un vehículo que pasa por allí. Le pide al conductor que avise a los servicios apropiados.

Mientras espera que llegue la ambulancia, trata de calmar al niño. Lo abraza y repite: “Por favor, no te mueras. Nunca te dejaré. Te quiero”.

Unos días después, menciona en el LA Times: “Se agarró a mi muñeca y dejó de llorar. Fue muy emotivo. ¿Qué tipo de persona más enferma podría hacer algo como esto? Aún tenía el cordón umbilical colgando de su estómago”.

El bebé es llevado al hospital y se recupera rápidamente, lo que el entonces director del Departamento Maternal del Huntington Memorial Hospital en ese momento llama un milagro.

Los medios de comunicación siguiendo al personal del hospital, llaman al recién nacido “Baby Christian”, y los estadounidenses, conmovidos por la historia, envían juguetes, ropa y dinero.

Azita quiere cuidarlo, pero sabe que podría ser peligroso. Cualquiera que lea un periódico con el artículo sobre el tema o vea un programa de televisión con ella sabría cómo encontrar al niño.

En unos meses, el pequeño es adoptado. Azita pierde el contacto con él. Al principio, trata de luchar para mantenerlo, pero después de algunas negativas, se da por vencida.

Azita y “Baby Christian”, 20 años después

Matthew Christian Whitaker se entera de lo que le sucedió en 2017. “Estaba conduciendo con mi madrina cuando ella comenzó la conversación: “¿Alguien alguna vez te contó la historia real sobre cómo te encontraron?” Le dije que no, siempre fue un misterio para mí. Luego me lo contó todo”, recuerda.

Como él añade, no siente resentimiento hacia la persona que lo abandonó. “Fue tu mejor idea de dejarme allí, así que gracias”.

El 18 de mayo de 2018, Azita y Matthew se convierten en los protagonistas del programa de radio “On Air with Ryan Seacrest”. Entre lágrimas y abrazos, Azita, de 58 años, dice:

Este día es un sueño hecho realidad para mí. Lo he estado esperando durante 20 años. Eres exactamente cómo te imaginaba. Pensaba cómo serías de alto y todo lo demás. Gracias por venir a mi vida, la cambiaste. (I)

Con información de https://es.aleteia.org/2020/08/06/

Autor entrada: David Jaramillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *