“Dos crímenes atroces contra niños”, un “aborto legal” sacude a Brasil



SAO PAULO, Brasil

Cuando en los últimos días y meses toda información procedente de Brasil tenía que ver con coronavirus (el país más afectado de América Latina con más de 100.000 fallecidos), hubo un suceso que acaparó atención de la opinión pública -congelado por un momento el tema pandemia- por la magnitud y el gran drama de fondo.

Se trata de lo acontecido con una niña de 10 años en Espíritu Santo (estado del sureste). Según informaron estos días medios locales y agencias, todo empezó a “salir a la luz” cuando en los primeros días de agosto la menor acudió a un hospital con fuertes dolores abdominales, tras lo cual, gracias a los análisis, se confirmó que estaba embarazada de cerca de tres meses.

En el medio de esa revelación la niña también contó que había sido víctima de recurrentes violaciones por parte de su tío desde que tenía seis años de edad, siendo un hombre que incluso recurría a la amenaza como mecanismo de defensa y encubrimiento. 

Una vez conocida la noticia, y tras expresar que no quería continuar con el embarazo, comenzó todo un proceso de idas y vueltas legales que finalizó con la autorización de parte de la Justicia de Brasil para que se llevara adelante el aborto.

El procedimiento, que ocurrió el domingo 16 de agosto, había sido rechazado en primera instancia por médicos en la ciudad de Vitória -por motivos de conciencia y por la edad gestacional de más de 22 semanas- por lo cual la menor fue derivada a otro hospital ubicado en el Estado de Pernambuco.

El hombre sospechoso de violar y embarazar a esta niña de 10 años finalmente fue detenido en la madrugada de este martes 18 de agosto en la región metropolitana de Belo Horizonte (Minas Gerais), se informó desde Espíritu Santo, reproduce Folha de Sao Paulo.

Todo lo acontecido ha generado un arduo debate con respecto al tema del aborto en Brasil –permitido en algunas circunstancias entre las que se encuentra la violación- con intensas manifestaciones a favor y en contra en la propia puerta del hospital. (I)

Con información de https://es.aleteia.org/

Autor entrada: David Jaramillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *