Procesión fluvial del Cristo Negro reafirmó la fe de los guayasenses



NOBOL, Guayas

La procesión fluvial del Cristo Negro es una de las manifestaciones de fe más arraigadas del catolicismo y la cultura de los guayasenses. Y hoy fue especial para los feligreses que se congregaron en el santuario de La Santa Narcisa de Jesús en Nobol.

La procesión fluvial del Señor de los Milagros, Patrono de los Arroceros, recorrió el río Daule, entre la cabecera cantonal y el recinto Naupe, en un trayecto de unos 3 km.

Acompañaron a la procesión acuática bandas de músicos y fuegos artificiales, así como decenas de feligreses quienes respetaron las medidas de bioseguridad marcando su distancia y usando las respectivas mascarillas.

Susana González Rosado, prefecta del Guayas, Wilson Cañizares, alcalde de Daule y Marvin Salas, alcalde de Nobol, encabezaron la tradicional procesión del Cristo negro, con motivo de las fiestas patronales de Daule, que se celebra cada septiembre.

En este acto de fe por el río participaron más de 250 personas, distribuidas en 30 lanchas guardando el aforo máximo de 10 personas por cada embarcación.

El vicario Omar Mateo presidió la procesión y recordó́ la devoción del pueblo de Daule y sus alrededores al Señor de los Milagros.

El trayecto por el río duró poco más de una hora, y durante el recorrido la embarcación con la imagen se acercaba a las orillas donde los campesinos esperaban con sus imágenes del Cristo Negro crucificado para ser bendecidas.

Este ritual se repitió en 14 estaciones donde además se realizaron oraciones de los feligreses matizadas por la música de la banda.

Por vía terrestre, en un viaje de 7 km desde Daule, también llegaron devotos hasta Naupe, quienes esperaron la llegada del Cristo Negro en la orilla y acompañaron la caminata hasta la iglesia del recinto donde se ofreció una masiva misa. (I)

Autor entrada: David Jaramillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *