Rommel Salazar explicó que ya hay obras en zona de erosión progresiva del río Coca



GUAYAQUIL , Guayas

“Desde el lamentable colapso de la cascada San Rafael, patrimonio natural de nuestro país, muchas cosas se han dicho, sin embargo, el día de hoy, queremos poner a disposición de la ciudadanía información oficial, directamente proporcionada por las instituciones que han intervenido en la reducción de las afectaciones”, recalcó el director general del SNGRE, Rommel Salazar, al iniciar el conversatorio “Acciones realizadas en el marco de la emergencia por erosión en el río Coca” realizado hoy.

En el evento participaron representantes del Ministerio de Transporte y Obras Públicas, Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias (SNGRE), Ministerio de Energía y Recursos Naturales no Renovables, Corporación Eléctrica del Ecuador, Petroecuador, entre otras entidades.

En el área cercana a las cascadas San Rafael, el 8 de febrero se inició un proceso de erosión regresiva del río Coca, el cual continúa y ha puesto en riesgos obras e infraestructuras, como la Hidroeléctrica Coca Codo Sinclair, la destrucción de la vía Baeza-Lago Agrio y el poliducto OCP.

Luego de declarar la emergencia, las instituciones iniciaron la ejecución de una serie de estudios geológicos, sísmicos, hidrográficos y otros para planificar las obras definitivas y ejecutar las acciones temporales. También realizan el monitoreo de la erosión regresiva, anunciaron las diferentes autoridades participantes del conversatorio.

 “Hay conectividad en la vía” aseguró Christian Ocampo, del Ministerio de Obras Públicas y Transporte, quien añadió “que obviamente le faltan servicios”. Explicó que “están concluidos los  variantes (vías) provisionales”. Detalló que todo el sitio tiene características geológicas bastante peculiares y que están poniendo empeño para que la conectividad no se corte.

Para Roque Proaño, de CELEC-EP, “se analiza la historia del río Coca y recién en septiembre hemos entrado en una etapa de caudales bajos, hasta febrero o marzo. Tenemos casi seis meses para realizar una obra de control definitiva y cuál es el tipo de obra más adecuada a ejecutarse en el sector”.

Proaño agregó que el lunes se iniciarán trabajos para construir una presa pequeña, provisional, en el río Coca. Esta será con contenedores lastrados con hormigón y lastrado del río, pesará 70 toneladas aproximadamente y el costo será de 240.000 dólares.

Sobre la remediación ambiental, Alfonso Jiménez, de Petroecuador, explicó sobre las tres variantes del Sote y 2 del poliducto realizados debido a esta erosión del río Coca.  

Sobre volúmenes del crudo regado por la rotura del oleoducto indicó que aún no hay una cifra oficial y que la remediación ambiental fue concluida el 15 de agosto.

Además el 12 de agosto autoridades nacionales y locales realizaron una inspección de los trabajos que se ejecutan en la cuenca del río Coca, con el fin de inspeccionar los avances y establecer estrategias de gestión conjunta con la finalidad de proteger obras estratégicas para los ecuatorianos que se encuentran en la zona donde se registra la erosión regresiva. (I)

Autor entrada: David Jaramillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *