Daniel Mendoza prendió el ventilador y embarró a varios legisladores



QUITO, Pichincha

El exlegislador Daniel Mendoza, en su comparecencia en la Corte de Justicia, amplió su versión y reconoció las coimas que entrega a sus excolegas a cambio de votos.

Aseguró que los dineros eran para cumplir con compromisos adquiridos con asambleístas del grupo BADI.

Durante la rendición de su testimonio anticipado, el exlegislador de PAIS reconoció que mantuvo diálogos con el exasambleísta Eliseo Azuero, hoy prófugo de la justicia, para gestionar el cobro de cheques para pagos de supuestas coimas de las que se habría beneficiado Azuero por el apoyo en la aprobación de leyes.

“Eliseo Azuero me pidió ayuda para el cobro de cheques, producto de compromisos y transferencias para cumplir con compromisos adquiridos con asambleístas del grupo BADI…”, declaró Mendoza.

Agregó que su asesor, Jean Carlos Benavidez, colaboró en la gestión de 360.000 dólares que habrían ido a parar en manos de Azuero. Este último, según las investigaciones, fue el mentor para colocar en la dirección del Servicio de Contratación de Obras (Secob), a René Tamayo, también procesado en esta causa.

En la administración de Tamayo se adjudicó el contrato para la construcción del Hospital de Pedernales, al Consorcio Pedernales.

“Azuero me comentó que el señor René Tamayo había ganado su confianza de muchos años porque habían trabajado tiempo atrás y le había comentado a la ministra Romo para su designación, una vez que se da esta designación esta institución tenía proyectadas construcciones, entre otras infraestructuras, relacionadas con hospitales”, relató Mendoza en su testimonio anticipado.

“Lo recuerdo claramente que sucedió así cuando fue el juicio político a la ministra de Gobierno, María Paula Romo, en donde había la solicitud mía de que se designe a Tito Nilton Mendoza como gobernador de la provincia de Manabí y era algo que no se terminaba de procesar hasta que la misma ministra (Romo) me dijo que lo procesaría una vez se archive su juicio”, señaló.

Sobre ese caso, indicó Mendoza que en ese entonces Eliseo Azuero, como vicepresidente de la comisión que revisaba el caso en la Asamblea, era un defensor del archivo de ese juicio y terminó siendo el voto dirimente del él mismo que archivó dicho juicio.

“En fechas se podría corroborar que en el mismo día o en el día siguiente se designó a Tito Nilton Mendoza como Gobernador de Manabí”. dijo

En el teléfono entregado a Fiscalía, explicó Mendoza, se encontrarán imágenes que evidencian designaciones que se hacen, por ejemplo, en la Agencia Nacional de Tránsito, así como en otro tipo de entidades. A su decir, estas designaciones, si bien dependen administrativamente al ministro del área, ese funcionario siempre debía tener el OK de la secretaría de la Política o del Ministerio de Gobierno. (I)

Con información Redacción Ec221 – diario El Universo

Autor entrada: David Jaramillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *