Ingapirca, símbolo del dominio incaico, un fascinante destino de Ecuador



CAÑAR, Cañar

Ingapirca, el sitio arqueológico más importante del Ecuador, podrá ser visitado nuevamente por los turistas nacionales y extranjeros luego de varios meses de cierre debido a la emergencia sanitaria por la pandemia de covid-19.

El Complejo atenderá de viernes a domingo con un aforo máximo del 30% y atiende al público en horario de 09:30 a 15:00.

Ingapirca, palabra quichua que significa Muro del Inca, es la construcción arqueológica más importante de origen inca, está ubicado al sur del Ecuador, en la provincia del Cañar a 16 kilómetros del cantón del mismo nombre y con una altura de 3.160 metros sobre el nivel de mar.

El conjunto de vestigios arqueológicos de Ingapirca es registrado al menos desde mediados del siglo XVIII, aunque existen referencias sobre el lugar en que se encuentran estas edificaciones desde el siglo XVI, cuando se lo conocía como la provincia de Hatun Cañar, que significa “el lugar grande de los cañaris”.

En tiempos precolombinos, a través de estudios históricos realizados en el sitio, se ha logrado revelar que luego de una larga ocupación por parte de grupos tribales que conformaron la nación cañari, sus habitantes ocuparon por lo menos el territorio de la cordillera, que se extiende desde el sur de Chimborazo hasta el norte lojano.

Posteriormente con la conquista incásica, éstos establecieron en el lugar un importante centro religioso, político, científico, militar y administrativo, cuyo núcleo lo constituyó el Castillo, o el Templo del Sol.

Edificación de piedra andesita verde y piedra volcánica, es el principal atractivo de este complejo arqueológico, que se encuentra sobre un terraplén de forma ovalada cuyo eje mayor se orienta casi exactamente en dirección este – oeste, donde la luz ilumina todos los rincones, construido específicamente para tener una función culto – administrativa.

Las ruinas de Ingapirca están integradas por un cementerio, observatorios solares, caminos, depósitos, aposentos de sacerdotes y una plaza indígena. En Ingapirca las edificaciones se encuentran elaboradas de piedras perfectamente talladas y unidas con mortero natural.

Asimismo, las edificaciones de esta fortaleza inca están alineadas solarmente, es por esta razón, que la luz ilumina todos sus rincones. Pero es entre el 20 o 21 de junio, en los días del solsticio verano, cuando el sol alcanza su mayor o menor altura en el cielo, y la duración del día o de la noche son las máximas del año, cuando la fiesta del Inti Raymi se toma todo este sitio arqueológico.

Si quiere visitar este hermoso sitio arqueológico, deberán solicitar la reserva respectiva con al menos 72 horas de anticipación al siguiente correo electrónico: visitas.ingapirca@patrimoniocultural.gob.ec (I)

Autor entrada: David Jaramillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *