Desembolso de $ 2.000 millones será empleado en el sector social



QUITO, Pichincha

El presidente Lenin Moreno Garcés presentó este domingo el plan que emprenderá el Gobierno Nacional para contribuir a la recuperación y alivio económico del Estado.

Resaltó que esto es posible gracias a las decisiones tomadas en materia social, económica, productiva y de transparencia, lo que ha permitido que la comunidad internacional vuelva a confiar en el país. “Este, queridos ecuatorianos, es el primer día de la nueva era. ¡La era de la reactivación!”, señaló.

Moreno dijo que este plan será posible debido a que, en los próximos tres meses, el país recibirá 7.150 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional (FMI), del Banco Mundial (BM), del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), de la Corporación Andina de Fomento (CAF) y de los bancos chinos.

El anuncio se conoció a través de una cadena nacional, en la que reiteró que estos recursos ayudarán a cubrir los gastos de este año, pero sobre todo a atender las necesidades de la población en salud y educación.

Precisó que el programa con el FMI tiene una duración de 27 meses e incluye desembolsos por USD 6.500 millones. Dicho crédito otorgado al Ecuador tiene 10 años de plazo, con cuatro años de gracia, a una tasa mínima de 2,9% de interés.

Asimismo, anunció que los USD 2.000 millones del primer desembolso ya están en las cuentas del país y que serán utilizados de forma inmediata para aliviar la mayor crisis económica que ha enfrentado el Ecuador en su historia. Para cumplir este propósito, el Primer Mandatario anunció una serie de acciones.

Además, dijo, se cancelarán los haberes de más de 3.000 extrabajadores de las empresas públicas liquidadas y se retomará la cancelación en efectivo de la compensación para miles de jubilados y se hará la devolución de impuestos a 350 mil ecuatorianos.

El mandatario señaló que se destinarán $ 300 millones para los objetivos del programa “Reactívate Ecuador” y que se mantendrá como prioridad la salud y los medios de subsistencia para ello, se fijaron las siguientes metas:

1. Alcanzar un superávit global del sector público no financiero del 0,6% en el 2022.

2. Alcanzar, paulatinamente, un nivel de deuda sobre el Producto Interno Bruto (PIB) menor al 57% para el 2025.

3. Mejorar la transparencia en las auditorías del Banco Central y fortalecer su autonomía.

4. Luchar incansablemente contra la corrupción, tal como lo hemos venido haciendo, a través de una legislación que criminalice esos actos que tanto daño nos hacen dentro y fuera del país. (I)

Autor entrada: David Jaramillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *