Los católicos celebran a San Francisco de Asís



ROMA, Italia

Francisco era un joven despreocupado, llevaba una vida mundana y soñaba con ser un gran caballero militar lleno de glorias, y por eso aprovechando su bienestar económico no dudó en intentarlo, solo que Dios tenía una gran misión para él: lo necesitaba para “reconstruir su Iglesia”.

Era hijo de un conocido comerciante de la pequeña ciudad de Asís, Pedro de Bernardone. Su madre se llamaba Pica Bourlemont.

Al nacer -algunas fuentes aseguran que fue en 1182- fue bautizado con el nombre de Juan, pero como su padre solía ir a Francia por trabajo, lo llamaron Francisco (el francés).

Su padre esperaba que su hijo continuara con la empresa de familia, pero Francisco había decidido ser pobre entre los pobres y vivir sólo para predicar el amor de Dios.

Este “llamado” lo tuvo después de enfermarse gravemente, cuando cayó prisionero tras haber participado en la batalla entre Asís y Perugia. Convaleciente en su lecho, oyó una voz celestial que le exhortaba a “servir al amo y no al siervo”.

La desilusión de un ideal al que aspiraba y la visión que tuvo al estar enfermo, provocaron en el joven Francisco una gran crisis.

De regreso a su ciudad comenzó a buscar refugio en el silencio del bosque, se volvió más reservado, solitario y taciturno, pero también más atento a las necesidades de los demás y más generoso con los pobres.

Un día vagando por el campo en busca de tranquilidad interior, se encontró con un leproso y superando el rechazo instintivo provocado por el fuerte olor de las llagas, lo abrazó, lo besó y le entregó el dinero que poseía.

Fue canonizado por el papa Gregorio IX el 16 de julio de 1228, siendo uno de los procesos de canonización más rápidos de la historia. El papa Pío XII lo proclamó a él y a santa Catalina de Siena patronos primarios de Italia el 18 de junio de 1939.

Los restos del “Pobrecito de Asís” se veneran en la basílica dedicada a él en Asís. (I)

Autor entrada: David Jaramillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *