Contraloría revisa 277 contrataciones realizadas durante la pandemia



QUITO, Pichincha

La Contraloría General del Estado ha iniciado exámenes especiales a 277 contratos firmados desde el inicio de la pandemia por varias instituciones gubernamentales, que incluyen hospitales del Ministerio de Salud, del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) y de la Policía.

Los contratos, efectuados desde mediados de marzo cuando inició la crisis sanitaria por covid-19, ahora son rastreados y según ha anticipado la Contraloría se verificará si se cometieron irregularidades 

La institución ha informado que se busca establecer si las adquisiciones efectuadas eran necesarias o no y si cumplían con los pasos legales establecidos.

Se ha anticipado que hay 29 informes con indicios de responsabilidad penal ya remitidos a la Fiscalía General para que se inicien acciones.

En ocho hospitales de Quito, Guayaquil e Ibarra y otras seis entidades municipales, provinciales y dos gubernamentales se ha encontrado irregularidades en la compra de insumos médicos, mascarillas, trajes de bioseguridad, alcohol, gel antibacterial, fundas para cadáveres, pruebas para covid-19, medicamentos, máquinas de desinfección y kits de alimentos.

En los hospitales Guasmo Sur y Los Ceibos de Guayaquil, también se establecieron indicios por anomalías en la compra de fundas para cadáveres. En el primero se determinó un sobreprecio de 1.283 por ciento por el pago de 43.578 dólares.

En Los Ceibos el porcentaje de sobreprecio llegó a 1.311 por ciento y se pagaron 594.000 dólares, pero según los auditores ambas adquisiciones no debían superar los 46.910 dólares.

Las indagaciones también han determinado que esos insumos tampoco cumplían las características técnicas necesarias y que se incumplieron los parámetros de la Ley de Contratación.

En el caso del Hospital General de Ibarra también se detectó una compra irregular de insumos médicos, equipos de bioseguridad, bolsas para cadáveres y medicamentos. Allí se han abierto 120 expedientes por los delitos contra la administración pública.

En ese hospital, la Contraloría indaga peculado, asociación ilícita, tráfico de influencias, defraudación tributaria y alteración de evidencias. (I)

Autor entrada: David Jaramillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *