Ahora fuera del IESS.



Por Duglas Rangel Donoso

El presidente Guillermo Lasso acaba de expedir un decreto ejecutivo mediante el cual cesa en sus funciones prorrogadas que en el directorio general del IESS mantenían los vocales representantes de los empleadores y de los afiliados, los eternos Luis Clavijo y César Rodríguez, quienes se estaban en sus funciones desde hace diez años, prorrogándose sucesivamente, rompiéndose el principio democrático y constitucional de la alternatividad de la representación.

El presidente Lasso tomó el toro por los cuernos y ha tomado una decisión valiente, directa y firme. No ha demostrado debilidad y lo hace en el mejor momento cuando en el IESS hay nuevas autoridades, honorables y de buena disposición para modernizar, designar funcionarios sin compromisos políticos ni compadrazgos.

El presidente del directorio del IESS, Alfredo Ortega, señaló que los problemas endémicos de la institución serán resueltos sin dar vueltas y con urgencias. La falta de medicinas, el funcionamiento continuo de los equipos médicos, las citas programadas para la atención médica, son asuntos que se están resolviendo.

Ortega es un hombre serio y su palabra está empeñada en atender la problemática de la seguridad social.

Diego Salgado es el director general del IESS. Es un hombre de principios. Hombre honorable y honesto. El IESS está en buenas manos ahora. Hay que darle estabilidad en la designación de los directores en las distintas áreas. Eso es imprescindible para cumplir los propósitos y metas que han impuesto los directivos para salvar nuestro Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS). (O)

Post Author: Redaccion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.