Califican sin sustento jurídico ni técnico juicio a vocal del CJ, Fausto Murillo



QUITO, Pichincha

La Comisión de Fiscalización de la Asamblea Nacional, presidida por la legisladora correísta Pamela Aguirre, procesa el juicio político en contra del vocal del Consejo de la Judicatura Fausto Murillo, y el exvocal Juan José Morillo.

La solicitud de juicio fue planteada en la anterior Asamblea por los exlegisladores Luis Almeida (antes del PSC) y Xavier Santos (antes de ID), pero tras la aplicación de la muerte cruzada se suspendieron los plazos de los pedidos de juicio. En este periodo se designó al legislador Carlos Vera Mora (PSC), que represente y continúe el proceso.

La Comisión ha iniciado la recepción de pruebas testimoniales de cargo y de descargo, abordando temas como la reconstrucción de la sede judicial de Portoviejo y la homologación salarial.

Las comparecencias incluyen testimonios de Pablo Flores, exadministrador del contrato de la citada reconstrucción, Luis Almeida Morán, uno de los proponentes originales del juicio político.

Designación legal

También compareció el jurista Ramiro García quien señaló que la designación de Fausto Murillo como presidente del Consejo de la Judicatura fue legal.

Y explico que la renuncia de María del Carmen Maldonado, al cargo de presidenta del CJ, cuyo suplente no correspondía a la misma fuente (Corte Nacional de Justicia, CNJ), generó un vacío jurídico que obligó al Pleno del CJ a aplicar el artículo 262, inciso segundo del Código Orgánico de la Función Judicial y designar un presidente temporal, hasta que se nombre al nuevo representante de la CNJ.

Pablo Flores, exadministrador del contrato para la reconstrucción de la sede judicial de Portoviejo, indicó que se hizo cargo de la administración del referido contrato desde el pago de la factura No. 9, hasta la 16, sobre la base de los informes de fiscalización.

Aseguró que su actuación fue absolutamente apegada a las normas legales vigentes y con responsabilidad. En torno a las demoras en la reconstrucción de la obra, Flores atribuyó el problema a la falta de estudios de las fallas estructurales de la edificación.

Mientras que Luis Almeida sostuvo que Murillo jamás debió ser nombrado presidente del CJ, porque esa dignidad le correspondía a Álvaro Román, tal como reconoció la Corte Constitucional mediante sentencia.

Por su parte Fausto Murillo anticipó que probará con documentos, videos y testimonios que no existió arrogación de funciones, porque su nominación como presidente temporal del CJ se produjo con el voto mayoritario de los vocales del organismo, tras la renuncia de María del Carmen Maldonado.

Las comparecencias continuarán en los próximos días. (I)

Compartir

Shares

Post Author: David Jaramillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *