Carapaz puso el dedo en la llaga



Y empezó a salir pus. La falta de apoyo deportivo, económico, dirigencial y las maletas viajeras… fueron apareciendo en el camino y la respuesta de los directivos de los organismos oficiales son tan tibias que aceleran las dudas. Richard Carapaz se adelantó a decir que la medalla de oro era de él y que nadie se suba al podio. Ahora la bolita va de un lado a otro, nadie tiene la culpa… pero prometen que todo va a cambiar ¿cuándo? Esa es la pregunta del millón. ¡Y el mundo… sigue su marcha! (O)

Post Author: David Jaramillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.