El caos le está ganando espacio a la tranquilidad ciudadana



Asaltos, asesinatos, amenazas, chantajes, corrupción, ciberataques… son algunas palabras a las que el ciudadano aún no se acostumbra, pero las vive a diario. Desde el domingo sonaron las alarmas, los usuarios del Banco del Pichincha, estaban preocupados porque no servían los sistemas, transferencias no autorizadas, pagos con tarjetas no realizados y no había respuestas. Nadie sabe nada en el país de Absurdistán, en el que lo irreal se vuelve real. Sueños de perros , diría don Asaad Bucaram. ¡Y así… el mundo sigue su marcha! (O)

Post Author: David Jaramillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *