El Tigrillo de Zaruma, Patrimonio Cultural Inmaterial del Ecuador



ZARUMA, El Oro

El tigrillo es un exquisito plato compuesto de plátano verde, huevos criollos, queso amasado, sal, aceite, cebolla paiteña y cilantro picado. Por su gran popularidad, se ha constituido en un icónico plato gastronómico de la ciudad de Zaruma, en la provincia de El Oro, siendo muy apetecido también en otras regiones del país.

Debido a que la preparación de este plato se ha transmitido de generación en generación, sin haber variado su receta casi en nada, el tigrillo zarumeño forma parte ya del Patrimonio Cultural Inmaterial del Ecuador, con ficha de registro en el ámbito “Patrimonio Alimentario y Gastronómico”

El proceso para la preparación del tigrillo comienza con cortar el verde en pedazos para ponerlo a cocinar o freír en un sartén, junto a un refrito de cebolla, sal, ajo y achiote. Luego de una cocción, de aproximadamente 5 minutos, se procede a molerlo, bien sea con una trituradora llamada “molloquera”, con un mazo de madera o con una piedra de moler o “tun tun”.

Luego de moler, en una paila se fríen los huevos y a continuación se coloca el verde molido. A esta mezcla se la revuelve durante unos minutos. Después de esto se agrega el queso (que se mezcla con el verde molido y el huevo).

En este punto, la preparación toma el color del tigrillo (amarillo con blanco), siendo esta la razón de su nombre. Finalmente, se lo sirve solo o acompañado con carne de res, chancho, pollo o mariscos.

En la certificación se resalta que esta tradición gastronómica y elemento de la identidad de la población, está relacionada a una riqueza de simbolismos, pues el tigrillo está vinculado al pasado, al trabajo en las minas y en las labores agrícolas: ha sido siempre un alimento apropiado para soportar las largas jornadas de trabajo.

Quienes visitan Zaruma, no pueden dejar de saborear este exquisito y nutritivo plato acompañado con un delicioso café de altura producido en la zona, el cual es, de acuerdo a muchos, el mejor del Ecuador. (I)

Post Author: David Jaramillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *