Familias de “Casa para todos” recibieron sus escrituras



ANTONIO ANTE, Imbabura

Los vecinos de la urbanización La Dolorosa, de la Misión Casa Para Todos ubicada en Atuntaqui, recibieron ayer las escrituras de sus viviendas durante la visita que realizó Rocío de Moreno, presidenta Ad Honórem del Plan Toda Una Vida, junto a Julio Recalde, ministro de Vivienda; e Isabel Maldonado, secretaria Técnica del Plan Toda Una Vida.

 “Mis mejores momentos durante estos cuatro años los he vivido junto a las familias más vulnerables del Ecuador, recorriendo las urbanizaciones de Casa Para Todos, que son comunidades participativas, seguras, inclusivas y emprendedoras. Hoy es un día de mucha emoción porque cumplimos con la entrega de escrituras a las familias, cerrando el ciclo de acompañamiento comunitario”, indicó Rocío de Moreno.

Julio Recalde, ministro de Vivienda destacó el trabajo interinstitucional que se requiere para entregar las escrituras de las viviendas en todas las urbanizaciones de la misión Casa Para Todos, responsabilidad que es compartida, en especial, con los GADs.

Más de 123 mil personas en situación de pobreza y pobreza extrema, que recibieron una casa propia, son parte de esta política pública integral que tiene como principio que “la vivienda no es el fin, sino el inicio de una nueva vida con más oportunidades en comunidad”, como sostiene el presidente Lenín Moreno.

En este encuentro en Imbabura, también se dieron a conocer los resultados de la consultoría sobre “Innovación en Políticas de Vivienda Social”, financiada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que se realizó en el 2020 para evaluar la Estrategia de Fortalecimiento Comunitario (EFC) de la Misión Casa Para Todos, un trabajo en conjunto entre las familias que viven en las urbanizaciones y los gestores de comunidad del Plan Toda Una Vida, a escala nacional.

La consultoría demostró que gracias a la EFC las familias cambiaron sus patrones socioculturales, fomentaron la participación y la conformación de organizaciones, y generaron medios de vida sostenibles, como la creación de más de 400 emprendimientos que han mejorado la economía de cientos de hogares.

Marco Chérrez es un ejemplo de ello, quien tiene un negocio gastronómico en uno de los 15 locales comerciales comunitarios que funcionan en la urbanización San Alejo, en Portoviejo. “Mi vida cambió el 100% gracias a la nueva casa, ahora vivimos en un sitio seguro donde nos sentimos a gusto porque nos llevamos con todos los vecinos, trabajamos juntos y somos como una nueva familia”, manifestó Chérrez. Rocío de Moreno también recorrió la urbanización de Casa Para Todos en Cotacachi, donde entregó las llaves de sus viviendas a Olga Muenala, Rosa Morán y Jairo Baraja, tres beneficiarios con discapacidad; además, sembró en el huerto comunitario junto a varias familias.

En las urbanizaciones de Casa para Todos se crearon cerca de 400 huertos familiares y comunitarios que proveen de alimentos saludables a las familias. El reciclaje asociativo es otro de los proyectos sostenibles, exitosos que se ejecutan en estos barrios, con el que se ha logrado recuperar 12,98 toneladas de residuos sólidos, y que han generado ingresos para beneficio de la comunidad. A estos proyectos se suman: la implementación de la iniciativa Barrio Verde, el fortalecimiento de las capacidades y habilidades a más de 2.500 vecinos; y el trabajo por la inclusión y equidad de género que realizan más de 4.000 mujeres en todas las urbanizaciones del país. (I)

Post Author: David Jaramillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *