Tiburón martillo migró desde Galápagos hasta la Isla Cocos en Costa Rica



SAN CRISTÓBAL, Galápagos

Por primera vez, científicos y técnicos lograron documentar la migración, en tiempo casi real, de tiburón martillo hembra (Sphyrna lewini) en estado de gestación, desde las islas Galápagos en Ecuador, hasta la Isla Cocos, en Costa Rica, a unos 700 kilómetros de distancia, durante un recorrido que duró 14 días.

Esta especie marina mide 2,5 metros de largo y posee un transmisor satelital colocada en el mes de febrero del presente año, en una expedición científica que duró dos semanas en la isla Darwin al norte del archipiélago, lugar de agregación estacional del tiburón.

Este dispositivo permitió a los investigadores dar seguimiento a la ruta y la temporada exacta en la que se produce este proceso migratorio. Al momento de su marcaje, los científicos denominaron al tiburón martillo, Cassiopeia.

De acuerdo a la información transmitida, Cassiopeia empezó su recorrido hacia el noreste hasta que dos semanas después, llegó a su destino en la Isla Cocos, a una velocidad aproximada de 50 kilómetros por día.

Los investigadores están atentos al recorrido que seguirá la hembra hasta las costas continentales para parir a sus crías dentro de las bahías de manglares.

El doctor Pelayo Salinas de León, investigador principal de la Fundación Charles Darwin, comentó que “comprender mejor las migraciones reproductivas anuales de las hembras de tiburón martillo es vital para informar sobre un enfoque de conservación regional urgentemente necesario para revertir la actual disminución de la población en el Pacífico Este Tropical”.

“Estas hembras preñadas son el grupo más importante al que debemos proteger. Ellas intentan esquivar la actividad pesquera, a menudo ilegal y no regulada, entre las Galápagos y sus lugares de parto en el continente”, afirma el profesor Mahmood Shivji, director del Instituto de Investigación Guy Harvey y del Centro de Investigación de Tiburones de la Fundación Save Our Seas, en la Universidad Nova Southeastern.

Para Danny Rueda, director del Parque Nacional Galápagos, “los aportes de estas investigaciones son fundamentales para impulsar la adopción de políticas regionales que protejan estas rutas, que funcionan como corredores marinos de especies consideradas en peligro crítico de extinción como es el caso de los tiburones martillo”.

Esta investigación es parte del proyecto de ecología de tiburones de la Fundación Charles Darwin, la Dirección del Parque Nacional Galápagos del Ministerio del Ambiente y Agua, el Centro de Investigación de Tiburones de la Fundación Save Our Seas y el Instituto de Investigación Guy Harvey de la Universidad Nova Southeastern (EE.UU.). (I)

Post Author: David Jaramillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *