Asobanca advierte impacto negativo tras impuesto a utilidades extraordinarias



QUITO, Pichincha

La Asociación de Bancos del Ecuador (Asobanca) expresó su preocupación por la aprobación de un impuesto a las utilidades extraordinarias de bancos y cooperativas de ahorro y crédito en la Asamblea Nacional.

El martes 6 de febrero del 2024, el pleno del Legislativo dio luz verde a esta medida como parte de la Ley para enfrentar el conflicto armado interno en Ecuador.

La banca privada comenzó el 2024 con un crecimiento más lento, así lo informó Asobanca. En un comunicado detalló que los depósitos a enero del 2024 llegaron a 45 333 millones de dólares, lo que representa un incremento anual de 4,4%, pero hubo un decrecimiento mensual de 1,9% (899 millones de dólares menos) acorde con a la situación de liquidez que atraviesa Ecuador.

Y a este escenario se sumó el impacto negativo que tendría la autorretención del impuesto a la renta y de la aprobación del impuesto a las utilidades bancarias.

El Banco Central del Ecuador (BCE) advirtió que con estas medidas «el crédito se contraerá por la afectación en la liquidez del sistema financiero, lo que provocaría una disminución del crecimiento económico del país entre 0,4% y 1,1% en 2024″, destaca la asociación.

Señala que, a pesar de continuar entregando créditos a empresas y familias para impulsar su economía, hay una desaceleración en el crecimiento del financiamiento. Escenario que se agravaría este año con la nueva normativa.

Cartera de crédito

“El crecimiento de la cartera de crédito productivo juega un papel crucial para la recuperación de la actividad económica ante shocks internos y externos, sin embargo, estos esfuerzos serán afectados por una mayor carga impositiva para los bancos ante las últimas leyes aprobadas en la Asamblea Nacional”, enfatizó en el documento.

Por ello, recuerda que la entrega de financiamiento podría seguir desacelerándose y se agravaría por la inseguridad, el potencial impacto del fenómeno de El Niño y por la incertidumbre política y económica en medio de un año electoral.

Los bancos enfatizan que con la autorretención del impuesto a la renta y la exención del Impuesto a la Salida de Divisas (ISD) hay una contribución adicional de la banca de más de 420 millones de dólares para apoyar al Estado en la crisis.

Y agrega que con el impuesto único a las utilidades de los bancos podrían pagar más de 600 millones de dólares en este año, adicionales a los montos que anualmente aportan.

“Con estos tres nuevos impuestos pierden los emprendedores, las familias y las empresas ecuatorianas, quienes se quedarán sin acceso al crédito formal por cerca de 4 000 millones de dólares (…) A más impuestos, menos crédito y menos crédito se traduce en menos empleo”, añadió. (I)

Compartir

Shares

Post Author: Redaccion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *