Ecuador: Los falsos sacerdotes y el abuso del término “católico” que está generando confusión



QUITO, Pichincha

“Que no se dejen engañar”. Así lo pedía en abril de 2020 el arzobispo de Quito, Alfredo Espinoza. Lo hacía ante la noticia de un falso sacerdote que pedía dinero supuestamente para Semana Santa tanto en el centro-norte de Quito como en parroquias aledañas. 

En este caso, tal cual recuerda una nota publicada en La Hora, un hombre que se vestía de cura y que se presentaba como secretario del arzobispo estafando gente a través del pedido de dinero para montar un espacio para hacer transmisiones de las ceremonias. La Arquidiócesis, una vez conocida la noticia, salió a realizar la advertencia.

Cobrar por sacramentos

Hasta aquí un caso vinculado a una supuesta estafa y un derivado de los tiempos de pandemia donde las misas tuvieron que ser trasmitidas a través de diversas plataformas de comunicación. Sin embargo, esto de los falsos sacerdotes o quienes realizan sacramentos falsos en diversas comunidades no es un fenómeno nuevo en Ecuador. En 2018, por ejemplo, se denunciaba el caso de un falso sacerdote que trabajaba con comunidades indígenas en la provincia de Cotopaxi.

Según recuerda El Comercio, ese hombre cobraba por retiros espirituales, por un encuentro de catequesis o hasta por impartir sacramentos de la comunión, confirmación o matrimonio en sitios como casas y hosterías.

¿Cómo distinguir a un auténtico sacerdote?

Por su parte, la propia Arquidiócesis de Guayaquil ha tenido que salir a difundir una nota en 2019 para ayudar a distinguir un auténtico sacerdote de uno que no lo es. Eso a raíz de la presencia de personas que se hacían pasar por sacerdotes en los cementerios.

“Las personas que hayan sido engañadas por falsos sacerdotes pueden acercarse a la Defensoría del Pueblo o a la Fiscalía y denunciar allí la estafa de la que fueron víctimas”, decía aquella nota.

Un fenómeno que se ha acrecentado con la pandemia 

Fuentes consultadas por Aleteia en Ecuador confirmaron que debido a la pandemia y la virtualidad se ha hecho más notoria la participación de falsos sacerdotes y ciertos grupos que quieren lucrar con sacramentos o celebraciones del rito católico.

Es por esto que por estas horas surge un fuerte mensaje de la Iglesia “ante la presencia de grupos religiosos que han asumido el nombre de ‘católicos’”. En un comunicado de cuatro páginas la Iglesia es contundente en el propósito de “informar sobre la identidad y el sentido de pertenencia a la Iglesia católica”.

De manera inmediata el comunicado hace referencia a algunos puntos como la libertad religiosa, la identidad católica y la validez de las celebraciones. Por último, ofrece una serie de conclusiones entre las que se destaca el siguiente punto:

“Exigimos a todos los grupos religiosos el respeto a nuestra identidad católica y, por lo tanto, les pedimos se abstengan del uso del nombre ‘católico’, así como también dejen de usar los signos, los ritos, las devociones, las advocaciones y las formas litúrgicas que pertenecen exclusivamente a la Iglesia católica en el mundo”. (I)

Post Author: David Jaramillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.