El American Park y los Baños del Salado



GUAYAQUIL, Guayas

“Algo que muchos de los guayaquileños de ahora no saben es que antes del American Park, de don Rodolfo Baquerizo Moreno, en 1922, ya había la Empresa de Baños del Salado, del señor José R. Cucalón, por 1862-1876, donde además se vendía leche de burra, de yegua y de chiva, el mejor remedio para las enfermedades del pecho y para robustecer a las personas débiles, a solamente un real el vaso. Se expendían también hayacas, tamales, refrescos, etc.”, comenta el Dr. H. C. Hugo Delgado Cepeda, al referirse a este parque que existió el siglo pasado, a la entrada de la Universidad de Guayaquil.

Cuenta que la empresa proporcionaba en sus grandes festivales musicales tres carros o vagones halados por mulas que llevaban y traían a la ciudad a los presentes, por cuatro reales el viaje redondo, cada media hora.

Un carro era exclusivamente para el uso de señoras, con sus acompañantes, pues solas no se admitían, y dos para el público en general. Como complemento había un coche de 6 asientos para las personas que deseaban ocuparlo, a un sucre el viaje de ida y vuelta.

Dice que allí había un establecimiento, donde los sábados, una banda militar tocaba partes escogidas de las mejores óperas y operetas, y lógicamente música popular.

Al anochecer, desde la entrada del manglar hasta los cerros de los alrededores, se prendían fuegos artificiales o de bengala, cohetes, ruedas giratorias, diversos juegos pirotécnicos y el castillo o volcán simbólico.

Manifiesta que en 1924 estaba en pleno funcionamiento en Guayaquil el American Park, hermoso y añorado lugar de distracciones, en la orilla occidental del Estero Salado, del emprendedor empresario porteño don Rodolfo Baquerizo Moreno.

Se había construido el gran edificio principal del American Park, para disfrute de los bañistas de este limpio, en ese tiempo, brazo de mar.

Expresa don Hugo Delgado Cepeda que la mayor parte de los habitantes de nuestra ciudad no necesitaban desplazarse a ningún balneario de la costa para tomar un baño de mar durante la estación calurosa, “pues aquí mismo, en las afueras, había este tranquilo estero de agua salada, pura y cristalina, regalo de la naturaleza. ¡Eso era antes!”

“Era un encantador balneario de moda de los porteños y contaba con un buen servicio de autobuses que en pocos minutos los trasladaba desde la plaza de San Francisco hasta allá”, agrega.

A más de los emocionantes y variados juegos mecánicos, modernos para su época, que entretenían a los asiduos concurrentes del American Park, hubo por 1924 y en años subsiguientes, un cómodo y reglamentario “ring” de box.

“Allí pelearon los pugilistas Kid Lombardo, esmeraldeño; Kid Sullivan, Soldier Jurado, Kid Franco y muchos más como Luis Guzmán, “El Tigre”; Vinicio Tábara Chinique, Young Johnson, Luis Llaque, “El hombre de la gorra”; Oswaldo Ayala, Víctor Camacho, Jacinto Coello, “El martillador de Durán”; entre otros. (I) (XG)

Compartir

Shares

Post Author: David Jaramillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *