Se describe una nueva especie de tábano de la Amazonía de Ecuador



QUITO, Pichincha

Investigadores del Instituto Nacional de Biodiversidad (INABIO), institución adscrita al Ministerio del Ambiente, Agua y Transición Ecológica, la Universidad Sapienza de Roma y Universidad Central del Ecuador describen una nueva especie de insecto de un grupo extremadamente raro de tábano.

Según los investigadores, Alex Pazmiño-Palomino, Roberto Andreocci y Diego J. Inclán, el subgénero Querbetia es un grupo de moscas que imitan en su forma a avispas como mecanismo de protección. Este subgénero es muy raramente encontrado, ya que sólo se conocía dos especies de 3 especímenes encontrados en la amazonía de Perú y Bolivia.

A pesar de su tremenda rareza, son de los tábanos más fácilmente reconocibles y peculiares por tener el primer segmento de las antenas inflado como globos.

La nueva especie Acanthocera buestani se puede distinguir por tener las piezas bucales más largas que las otras especies del grupo y un patrón de coloración corporal particular. La especie ha sido nombrada en honor al Dr. Jaime Buestán, investigador jubilado del Instituto Nacional de Investigaciones en Salud Pública (INSPI), docente retirado de la Universidad de Guayaquil e investigador honorífico del INABIO.

Buestán es un destacado entomólogo (especialista en insectos) que ha dedicado su vida profesional al estudio de la biodiversidad de tábanos del Ecuador y de la Región Neotropical, publicando valiosos aportes sobre este grupo de moscas poco estudiadas. Su trabajo ha inspirado a varias generaciones de entomólogos en su país.

En Ecuador, se conocen alrededor de 200 especies de tábanos, pertenecientes a 33 géneros. Estos representan solo una fracción de la diversidad esperada, ya que muchas especies permanecen aún desconocidas.

Estas moscas son conocidas por alimentarse de sangre de mamíferos (incluyendo humanos), por sus fuertes picaduras y posiblemente transmitir ciertas enfermedades, de aquí la importancia de estudiar su diversidad y biología en países tropicales como Ecuador.

La investigación fue publicada en la revista Neotropical Biodiversity. (I)

Post Author: David Jaramillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.