Una descarga fulminante



Se ha convertido en un reclamo de nunca acabar. Ahora resulta que los costos elevados son consecuencia de haber perdido la tarifa de la dignidad “por haberse retirado” los usuarios y ahora es una descarga fulminante al bolsillo de los ecuatorianos… ¡Y el tiempo… sigue su marcha!

Post Author: David Jaramillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.