¡No renunciaré!



Ya es el colmo. Cuando se posesionan juran, rejuran y perjuran que respetarán la Constitución y la Ley, cuando les conviene, cuando no, se pegan con “supercemento” a los cargos y quieren agotar todas las instancias, dicen los involucrados, para que se respeten sus “violentados derechos”. ¿Y los derechos del pueblo? ¡Y el mundo… sigue su marcha! (O)

Compartir

Shares

Post Author: David Jaramillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *